Investigadores de la UPC analizan, por primera vez en España, la calidad del aire en las aulas

+
Descargar

La investigadora Marta Gangolells, del GRIC

+
Descargar

Investigadores del GRIC, con los coordinadores del proyecto, Marta Gangolells y Pablo Pujadas, en primer término

El Grupo de Investigación e Innovación en la Construcción (GRIC) de la UPC analizará la calidad del aire en una veintena de escuelas de Cataluña, con el objetivo de que se realice en todo el Estado, y creará la primera guía operativa para la correcta ventilación de los centros escolares, confort térmico y ahorro energético. El proyecto se desarrollará durante un período de tres años y está financiado con unos 130.000 euros por el Ministerio de Ciencia e Innovación.

02/11/2021

Una concentración de 980 partículas de CO2 por millón (ppm) en las aulas puede provocar falta de concentración y aumentar el riesgo de infección por coronavirus, gripe, tuberculosis o rinovirus. De hecho, en un aula con 25 alumnos que no esté correctamente ventilada se alcanzan las 1200 ppm en siete minutos. A esta realidad se añade el hecho de que la mayor parte de los cerca de 29.000 edificios de centros escolares en España están construidos antes de 2006, cuando todavía no estaba en vigor en el Código Técnico de la Edificación ni el Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios, que regulan los aspectos relacionados con la calidad del aire interior.

Ante este escenario, el Grupo de Investigación e Innovación en la Construcción (GRIC) de la Universitat Politècnica de Catalunya · BarcelonaTech (UPC) pone en marcha el proyecto IAQ4EDU, con el objetivo de monitorizar la calidad del aire en los colectores colegios del Estado español y de establecer estrategias de ventilación optimizadas, que tengan en cuenta aspectos como la calidad del aire interior, el confort térmico y el consumo de energía, a la vez que se ayuda a optimizar el consumo de energía.

Liderado por los investigadores del GRIC Marta Gangolells y Pablo Pujadas, el proyecto caracterizará la calidad del aire en los colegios, a partir de una campaña inicial de monitorización en 40 aulas de 20 centros escolares de Cataluña −dos aulas por centro− durante tres estaciones al año, en colaboración con el Departamento de Educación de la Generalidad de Cataluña, el Ayuntamiento de Terrassa, el Ayuntamiento de Sabadell y la Diputación de Barcelona. La campaña experimental monitorizará las condiciones interiores de las aulas, a partir de parámetros como la temperatura y la velocidad del aire, la humedad relativa, la temperatura radiante media y la concentración de CO2. También se medirán las condiciones exteriores, a partir de la temperatura exterior, la presión atmosférica, la nubosidad y la velocidad del viento. Igualmente, se recogerán datos sobre los ocupantes de las aulas (alumnado y profesorado), como el número de alumnos por aula, el género y el tipo de ropa que visten.

Tal y como explica la investigadora principal del proyecto, Marta Gangolells, “es muy necesario optimizar la ventilación en los centros educativos teniendo en cuenta tanto la calidad del aire interior como el confort térmico, el consumo de energía y los costes globales de todo ello. La edad media de los edificios  de centros escolares en España es muy alta. Habitualmente, la solución es abrir ventanas, lo que no es óptimo, ni desde el punto de vista del consumo de energía ni del confort térmico. Por eso, queremos ayudar a identificar las estrategias adecuadas para conseguir una buena calidad del aire, mientras garantizamos el confort térmico y minimizamos el consumo de energía”.

Guía operativa para los centros

Una vez recogidos los datos y el análisis posterior, el GRIC desarrollará una guía operativa que ayude a la comunidad educativa a adoptar aquellas estrategias de ventilación natural más favorables en cada momento. "El objetivo del proyecto es dotar a la comunidad educativa de un instrumento que proporcione una vida escolar saludable, mejore el rendimiento del estudiantado y, en posibles épocas pandémicas como las que vivimos, evite prescindir de la presencialidad", concluye Marta Gangolells.

El proyecto también desarrollará una herramienta de toma de decisiones informadas, orientada a racionalizar las inversiones a corto y largo plazo sobre cómo, cuándo y dónde llevar a cabo actuaciones de inversión, mantenimiento o mejora de los sistemas de ventilación en los edificios de los centros escolares.

El proyecto IAQ4EDU 'Estrategias de ventilación optimizadas considerada la calidad del aire interior, el confort térmico y el consumo de energía en edificios educativos' está financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación con unos 130.000 euros, en el marco de la convocatoria 2020 del programa 'Retos Investigación', de la Agencia Estatal de Investigación. Con una duración de tres años del proyecto, los resultados se obtendrán en septiembre de 2024.