Monitorizan el ruido submarino para reducir el impacto medioambiental de la actividad pesquera

+
Descargar

El observatorio submarino OBSEA incorpora un hidrófono que registra sonidos de la actividad pesquera y del paso de cetáceos en Vilanova i la Geltrú

+
Descargar

Vista submarina del laboratorio

El observatorio submarino OBSEA, operado por el Centro de Desarrollo Tecnológico de Sistemas de Adquisición Remota y Tratamiento de la Información (SARTI) de la UPC, participa en un proyecto del Centro Tecnológico del Mar-Fundación CETMAR de Vigo, que tiene por objetivo reducir el impacto acústico y la huella de carbono de la actividad pesquera.

05/10/2021

Establecer las bases para un desarrollo de la actividad pesquera y marisquera más sostenible y con menor impacto acústico es el objetivo fundamental del proyecto SILENCIO, una iniciativa del Centro Tecnológico del Mar-Fundación Cetmar, dependiente de la Consellería do Mar de la Xunta de Galicia, que pretende contribuir al buen estado ambiental del medio marino. En el proyecto participa el Centro de Desarrollo Tecnológico de Sistemas de Adquisición Remota y Tratamiento de la Información (SARTI) de la Universitat Politècnica de Catalunya · BarcelonaTech (UPC), a través del observatorio submarino OBSEA.

El proyecto SILENCIO permitirá identificar las principales fuentes de ruido marino en las Rías Baixas gallegas, tanto de origen antropogénico por las actividades que los seres humanos realizan en el mar− como de origen natural. Esta labor cuenta con la participación de la Fundación CETMAR en el Observatorio Oceanográfico Transfronterizo RAIA (Galicia-Norte de Portugal) y la colaboración de otros observatorios submarinos, como es el caso del OBSEA. En concreto, el observatorio submarino de la UPC incorpora desde el pasado mes de julio un hidrófono gemelo al que está instalado en Cortegada, Galicia. Ambos aparatos están configurados de igual manera para facilitar la comparación de los registros y su tratamiento.

A lo largo de varios meses, el hidrófono del OBSEA registrará el ruido submarino en la zona de Vilanova i la Geltrú, prestando especial atención a la identificación de actividades pesqueras y al paso de cetáceos, al igual que hace el hidrófono del proyecto Silencio en las Rías Baixas. A ambos registros se les aplicará un algoritmo de detección automática de fuentes de ruido, desarrollado por el Grupo de Tecnología Multimedia de la Universidad de Vigo, a fin de evaluar la transferibilidad de esta herramienta a otros registros. El objetivo es poder identificar de manera automática ruidos de embarcaciones y de cetáceos marinos y mostrarlos en un visor que se ha desarrollado en el marco del proyecto y que se presentará a lo largo de los próximos meses.

Propulsión eléctrica para embarcaciones de pequeña eslora
Los resultados obtenidos a partir de la monitorización del ruido submarino permitirán plantear soluciones para minimizar el impacto medioambiental de la actividad pesquera. En concreto, se evaluará la viabilidad de incorporar propulsión eléctrica en embarcaciones pesqueras de pequeña eslora para reducir la huella de carbono del sector y la contaminación acústica que genera. Para ello, se cuenta con la implicación del sector pesquero y su compromiso en la búsqueda de soluciones para conseguir un sector medioambientalmente sostenible, socialmente responsable y económicamente viable.

Este proyecto ha servido, además, de impulso para reforzar la colaboración de CETMAR y el observatorio OBSEA, que tienen previsto continuar trabajando de forma conjunta en nuevas iniciativas orientadas a la mejora del medio marino.

 

Observación en tiempo real del medio marino 

El OBSEA  es un laboratorio de observación submarina vinculado a la Escuela Politécnica Superior de Ingeniería de Vilanova y la Geltrú, y que está situado en el fondo marino, a cuatro quilómetros de la costa. Está interconectado a tierra por un cable mixto de energía y comunicaciones mediante el cual se proporciona energía a los instrumentos científicos, que transmiten información en tiempo real de múltiples parámetros del medio marino, y se dispone de un enlace de comunicación de banda ancha.

El observatorio cuenta con un sismómetro, una cámara de vídeo y diversos sensores de temperatura, salinidad, conductividad y presión, como un hidrófono de banda ancha, un correntómetro y un sensor de pH. Dispone también de una boya a 40 metros del observatorio, que funciona como plataforma para tomar medidas oceanográficas y de parámetros ambientales. Asimismo, está equipado con una estación meteorológica con GPS que mide la dirección y la velocidad del viento, la presión barométrica y la temperatura del aire, entre otros parámetros. En la estación terrestre, ubicada en las instalaciones del SARTI en Vilanova y la Geltrú, se dispone de otra estación meteorológica que mide y registra regularmente diversas variables meteorológicas.