Comunicados de la ACUP, el CIC y la CRUE con motivo de la conmemoración del Día Internacional de las Mujeres

Crue Universidades Españolas, por la plena Igualdad de Mujeres y Hombres

El establecimiento del Principio jurídico de Igualdad entre mujeres y hombres fue uno de los grandes hitos sociales del siglo XX y la plena consecución de ese derecho universal debe ser uno de los logros colectivos que ahora veamos culminado. Los avances en el camino hacia la Igualdad efectiva han sido el resultado de los esfuerzos de muchos actores sociales, muy especialmente de las universidades. Nuestro papel es primordial en la transmisión de valores para construir una sociedad cada vez más tolerante, justa e igualitaria. Pero la meta no se ha alcanzado aún. Y ya es tiempo de encarar la recta final.

Las universidades somos un reflejo de nuestra sociedad y en ellas vemos con satisfacción cómo se ha alcanzado el equilibrio entre mujeres y hombres en sus aulas, en sus claustros o en los expedientes académicos más brillantes. Sin embargo, también vemos con inquietud cómo persiste ese techo de cristal que frena el acceso a los puestos de máxima responsabilidad, cómo las carreras científicas o académicas se ven lastradas por las cargas que asumen mayoritariamente las mujeres en el ámbito familiar o cómo no somos capaces de atraerlas hacia las carreras tecnológicas. Tampoco hemos conseguido erradicar de nuestras comunidades universitarias la violencia machista y el acoso sexual y por razón de sexo.

Todas estas desigualdades no sólo son injustas e intolerables, muchas incluso ilegales, sino que además nos hacen perder mucho talento. Sin la plena participación de las mujeres en todos los ámbitos perdemos una visión insustituible para la Ciencia y privamos a la sociedad de nuevos enfoques que nos conducirían a valores más sostenibles y eficientes.

Crue Universidades Españolas trabaja a diario desde las Unidades de Igualdad de sus universidades para promover la Igualdad dentro y fuera de nuestras comunidades y, también, contamos con una larga trayectoria en estudios universitarios de género, con magníficos equipos de investigación. Gracias a ese esfuerzo conjunto, tenemos una legislación y unas políticas públicas de Igualdad innovadoras que están contribuyendo a conformar una sociedad mejor y más justa.

Pero toda acción provoca una reacción. El estudio de las desigualdades de género ha aportado un riguroso corpus teórico, avalado científicamente, que no merece ser puesto en duda con argumentos exclusivamente ideológicos, como se ha hecho en los últimos meses. Las universidades queremos expresar nuestra preocupación por los debates que cuestionan la existencia misma de las políticas de igualdad y lucha contra la violencia de género bajo el equívoco argumento de que discriminan a los hombres. Por ello, pedimos que los partidos políticos traten con rigor y responsabilidad las políticas de Igualdad y dejen a la literatura académica especializada y al conocimiento experto de género ilustrar esas discusiones.

La Asociación Catalana de Universidades Públicas (ACUP), la Comisión Mujeres y Ciencia del Consejo Interuniversitario de Catalunya (CIC) y la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) se han adherido a la conmemoración del Día Internacional de las Mujeres mediante la publicación de comunicados o manifiestos firmados por los representantes de las universidades que forman parte de las tres entidades, entre las que está la UPC. Los respectivos documentos son los que se reproducen a continuación.

06/03/2019

Comunicado de la ACUP sobre el Día Internacional de las Mujeres

La ACUP quiere manifestar su apoyo a las acciones planteadas en el marco de la conmemoración del Día Internacional de las Mujeres, celebrado el 8 de marzo de cada año en todo el mundo con el objetivo de reivindicar el derecho a la igualdad efectiva entre mujeres y hombres.

El ámbito universitario ha sido y es un terreno con claras evidencias de desigualdad entre hombres y mujeres; brecha salarial, techo de cristal o cualquier trato desigual en función del género son algunos ejemplos. El sistema universitario no es ajeno a la lucha por alcanzar una igualdad efectiva, sino que la compartimos.

Por este motivo, la Universitat de Barcelona (UB), Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), Universitat Politècnica de Catalunya · BarcelonaTech (UPC), Pompeu Fabra (UPF), Universitat de Girona (UdG), Universitat de Lleida (UdL), Universitat Rovira i Virgili (URV) y Universitat Oberta de Catalunya (UOC), manifiestan que:

• La universidad tiene un papel que jugar como agente proactivo y decisivo a la hora de romper estereotipos de forma transversal en toda su actividad docente, profesional y de investigación.

• Las universidades públicas catalanas tenemos el deber de fomentar el fin a discriminaciones y violencias que sufren las mujeres, sea dentro de la Universidad o fuera de ella.

Desde la ACUP, con la implicación de toda la comunidad universitaria y con el apoyo de las Oficinas de Igualdad de las universidades públicas catalanas, nos comprometemos a seguir trabajando para denunciar y superar injusticias y para crear una sociedad libre de cualquier tipo de discriminación hacia las mujeres.


Manifiesto de la Comisión de Mujeres y Ciencia del CIC con motivo del 8 de marzo

Como cada año, la conmemoración del Día Internacional de las Mujeres nos lleva a reflexionar críticamente sobre la grave situación discriminatoria que sufren las mujeres, en todos los ámbitos y en todo el mundo, en pleno siglo XXI. Este hecho nos conmina a tomar conciencia de la necesidad insoslayable de emprender acciones firmes y decididas para revertir la situación.

En este escenario de reflexión crítica, las personas integrantes de la Comisión Mujeres y Ciencia, del Consejo Interuniversitario de Catalunya, explicitamos nuestro compromiso firme para hacer frente, en ejercicio de las competencias que nos son propias, el lastre histórico de la invisibilidad, la discriminación y la violencia contra las mujeres. Y lo hacemos desde la responsabilidad que tenemos las universidades de convertirse, no solo, en un espacio crítico de denuncia del problema, sino también, y muy especialmente, en un espacio de transformación social a la hora de afrontarlo y combatirlo, desde el compromiso con las políticas de igualdad de género.

En las universidades de hoy se prepara a la ciudadanía crítica, que asumirá un papel determinante en la transformación de la sociedad de mañana. De ahí la importancia que en las aulas de las universidades catalanas se forme adecuadamente nuestro estudiantado, con respeto y compromiso hacia la igualdad de género. Porque, solo, desde este compromiso, las universidades podremos convertirnos en un motor eficiente de conocimiento y avance social.

En el ámbito universitario, 109 años después del acceso libre de las mujeres a los estudios universitarios, su presencia en las aulas es, hoy, mayoritaria. En este escenario, es conveniente ampliar la mirada y asumir los nuevos retos que plantea una efectiva transversalidad de la perspectiva de género, como principio que debe orientar decisivamente la actuación de todos los poderes públicos.

Hay que dotar a la comunidad universitaria de las herramientas necesarias para hacer posible esta transversalidad y combatir, eficientemente, los roles androcéntricos y los estereotipos de género. Este constituye, sin lugar a dudas, uno de los principales retos de nuestras universidades. Solo, desde una educación respetuosa con la perspectiva de género podrá apoderarse, efectivamente, a las mujeres en todos los ámbitos de la vida política, laboral y social, para garantizar la igualdad efectiva de mujeres y hombres.

Ahora más que nunca, en un contexto político y social complejo, las universidades de Cataluña afrontan un momento decisivo para revertir la situación y propiciar un cambio. Y este reto exige, también, emprender acciones y garantizar el desarrollo de las políticas de igualdad de género dentro del propio sistema, en el que el sesgo de género persiste y adopta múltiples expresiones. Los datos ponen de manifiesto, inequívocamente, la existencia, aún a día de hoy, una clara segregación vertical, que afecta al personal de administración y servicios (PAS), a la presencia de las mujeres claramente minoritaria en las cátedras, a los órganos de toma de decisión, a las direcciones de grupos de investigación o a los reconocimientos honoríficos.

Asimismo, los estereotipos de género propician también una segregación horizontal en la distribución de los estudiantes en las diferentes titulaciones universitarias. Un ejemplo paradigmático es el alejamiento de las mujeres de las carreras STEM (Science, Technology, Engineering, Mathematics), en las que son claramente minoritarias.

En el capítulo académico, la incorporación de la perspectiva de género en la docencia y la investigación universitarias es, todavía, una asignatura pendiente y un reto que deberán afrontar las universidades catalanas, en el futuro más inmediato.

Para el logro de este objetivo y en cumplimiento de lo dispuesto en la Ley 17/2015, del 21 de julio, de igualdad efectiva de mujeres y hombres, la AQU Cataluña asumió el encargo de la Comisión Mujeres y Ciencia de establecer las pautas y las recomendaciones, para facilitar la incorporación efectiva de la perspectiva de género en la docencia de todas las áreas de conocimiento, las cuales han sido publicadas recientemente. Cabe destacar que las titulaciones universitarias catalanas incorporarán la perspectiva de género, de manera pionera en toda Europa, a partir del curso 2020-2021.

También, en el capítulo de derechos laborales y retributivos, en las universidades catalanas persiste una brecha salarial propiciada, entre otros factores, por las desigualdades de género en el reconocimiento de complementos económicos, vinculados a tramos de investigación o, indirectamente, por el disfrute de excedencias o permisos, para atención a familiares. En esta línea, es muy destacable el debate promovido desde el Parlamento Europeo, el pasado julio de 2018, dirigido a revisar críticamente el marco normativo de conciliación de vida familiar y laboral, para promover la corresponsabilidad en el ámbito familiar.

Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer, para garantizar la igualdad efectiva de mujeres y hombres, dentro y fuera del mundo universitario. La conmemoración del 8 de marzo nos ha de llevar a todas y todos a tomar conciencia, de manera crítica, a promover acciones proactivas, que permitan revertir esta tendencia.

Hoy, en un contexto político y social convulso, es donde toma más fuerza que nunca el lema del movimiento feminista "Ni un paso atrás". Solo, desde la crítica y la movilización ciudadana necesaria y persistente, se podrá hacer frente a ciertos posicionamientos políticos, propuestas de cambios legislativos y pronunciamientos judiciales que, en demasiados ámbitos, promueven retrotraer los derechos y las libertades fundamentales de las mujeres en épocas pretéritas, que se consideraban ya superadas. A pesar de los avances, queda todavía mucho por hacer, a fin de vislumbrar y consolidar una plena igualdad efectiva de mujeres y hombres. Y para lograr este reto, compartido por todas y todos, las universidades del sistema universitario de Catalunya deben asumir, indefectiblemente, el liderazgo de la sociedad del conocimiento.

En este contexto, el objetivo es formar a mujeres y hombres que trabajen para conseguir la igualdad imprescindible, dado que los derechos humanos más elementales, conseguidos con el esfuerzo de generaciones precedentes, se desvanecen cuando una mujer es víctima de violencia o discriminación, en cualquiera de sus manifestaciones.

En consecuencia, hacemos nuestros, también, en el año 2019, el pensamiento y la frase de la Muriel Casals: "No estamos aquí para buscar un sueño, nosotros somos el sueño".

info.png

Enlaces directos

Las actividades organizadas en la UPC con motivo del Día Internacional de las Mujeres se pueden consultar en la web de Igualdad.